Análisis

Los frutos de la II Reunión Ministerial del Foro China-CELAC

Del 19 al 22 de enero, la Segunda Reunión Ministerial del Foro China-CELAC tuvo lugar en Santiago de Chile. El presidente chino, Xi Jinping, envió una carta de felicitación leída durante la inauguración a la que asistió la presidenta de Chile, Michelle Bachelet. El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, cancilleres y representantes de alto nivel de los países latinoamericanos y caribeños, así como encargados de cuatro organizaciones regionales e instituciones multilaterales, incluida la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU (CEPAL), tomaron parte en el evento. En la reunión se discutieron temas como la innovación, la cooperación y el desarrollo, y se realizaron diálogos profundos sobre problemas tales como la conexión entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la planificación del desarrollo de América Latina. Se aprobaron una serie de documentos como la Declaración de Santiago, el Plan de Acción Conjunta China-Estados Latinoamericanos y Caribeños (2019-2021) y una Declaración Especial sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta, con los cuales todas las partes alcanzaron los objetivos previstos. Concretamente, los éxitos logrados en la Segunda Reunión Ministerial del Foro China-CELAC abarcan los siguientes principales aspectos.

Diplomacia de un gran país en América Latina

La Segunda Reunión Ministerial del Foro China-CELAC es parte de la puesta en práctica de la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas hacia América Latina y el Caribe después del XIX Congreso Nacional del PCCh. Refleja concretamente el fomento de la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales y de la comunidad de destino común para la humanidad.

En el contexto de los cambios drásticos de la situación global, el ajuste profundo de la disposición internacional, la frágil recuperación de la economía mundial y la promoción activa de la diplomacia pluralista de los países latinoamericanos, la posición sostenida por China de una cooperación mutuamente beneficiosa y del desarrollo común, así como no buscar obtener ganancias unilaterales ni ocupar el interés de cualquier parte ha sido evaluada positivamente y apreciada por los países latinoamericanos. Los comentarios positivos de los países latinoamericanos tanto para la reunión como para las sugerencias propuestas por China reflejan su deseo de aprender de la experiencia exitosa de la parte china, la importancia prestada a la relación con China y el gran interés en profundizar la cooperación chinolatinoamericana.


El ex presidente chileno Eduardo Frei y la ministra de Transportes y Telecomunicaciones de ese país, Paola Tapia, durante una visita realizada en 2017 a la sede de la empresa BYD en Shenzhen

Tanto China como los países latinoamericanos tienen grandes expectativas en los vínculos entre las dos partes, lo que ayudará a perfeccionar las redes de cooperación y elevar las relaciones a un nuevo ejemplo de la cooperación Sur-Sur. La convocatoria exitosa de las dos reuniones ministeriales marca la nueva fase de la cooperación que eleva la relación del plano bilateral al multilateral. Los vínculos chino-latinoamericanos han entrado en una nueva etapa en la que la cooperación bilateral se desarrolla junto con la integral, por lo que las dos partes ampliarán más la colaboración.

La función del foro en pleno juego

El Foro China-CELAC se ha convertido gradualmente en el principal canal para la cooperación integral entre China y América Latina. Ha entrado en una buena etapa de funcionamiento. Después de la Primera Reunión Ministerial en 2015, con los esfuerzos conjuntos de las dos partes, el mecanismo de cooperación ha funcionado bien y se han dado pasos firmes para su continuidad.

Diversos trabajos bajo el marco del foro han dado frutos tempranos. China y América Latina establecieron más de diez subforos como el de infraestructura, el de ministros de Agricultura, el de jóvenes políticos, el de innovación científica y tecnológica, el de amistad entre los pueblos, el de grupos de expertos, el de leyes, el de partidos políticos, el de empresarios y el de gobiernos locales. Se establecerán nuevos subforos en sectores como el económico, el cultural, el industrial y el turístico. El avance sustancial en diversos sectores de la cooperación integral entre China y América Latina ha superado las expectativas.

Se continúa liberando el potencial de la cooperación económica y comercial. El volumen comercial de los primeros 11 meses de 2017 entre China y América Latina fue de 233.800 millones de dólares, lo que superó el total anual de 2016. Ese año, China tenía más de 207.000 millones de dólares de inversión directa en existencia en América Latina en sectores más amplios y equilibrados como los de recursos energéticos, infraestructura, agricultura, industria manufacturera, innovación científica y tecnológica, y tecnología de la información. La cooperación entre las dos partes se está desarrollando y el potencial comercial se libera aún más, lo que estimula la nueva vitalidad de la cooperación.

La confianza política se ha desarrollado profundamente. Las asociaciones estratégicas integrales y las asociaciones estratégicas de China en América Latina han aumentado a nueve y el número de los países latinoamericanos que han establecido relaciones diplomáticas con China se ha incrementado a 22. El canal de comunicación con los países con los que no posee relaciones diplomáticas se ha ampliado y los intercambios culturales son maravillosos.

La nueva etapa de entendimiento, compresión y relación mutua muestra una vitalidad sin precedentes y muchos proyectos de intercambio cultural han florecido fluidamente. La base de voluntad del pueblo sobre la cooperación chino-latinoamericana se ha consolidado. La distancia espiritual entre las dos partes se ha reducido, lo que inyecta fuerza motriz a la cooperación en otros campos y le garantiza un soporte impetuoso. Esta sesión propuso un plan de acción común para los próximos tres años, basado en la revisión, la valoración y el resumen sistemático de los logros de la cooperación general de los últimos tres años.

Durante la reunión, los representantes chinos y latinoamericanos se concentraron en cómo fortalecer el acoplamiento estratégico de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el desarrollo de América Latina, y expresaron su deseo de hacer un resumen de los resultados, planificar el futuro y elevar el nivel de relación chinolatinoamericana. La parte china enfatizó que, con motivo de la construcción conjunta de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, esperaba profundizar el marco de cooperación “1+3+6” y promover la actualización e innovación de la cooperación entre ambas partes con la meta de establecer una asociación estratégica integral, acuerdo al que han llegado los líderes de ambas partes.

Sobre esta base, China planteó nuevas sugerencias sobre cómo profundizar la cooperación, es decir, construir conjuntamente una gran conexión continental y marítima, desarrollar un gran mercado abierto y de beneficio mutuo, crear una gran industria autónoma y avanzada, aprovechar las grandes oportunidades de crecimiento e innovación, y desplegar un gran intercambio de igualdad y de confianza mutua. Los países latinoamericanos expresaron que estaban dispuestos a seguir esforzándose por fortalecer la relación bilateral y construir la comunidad de destino común China-América Latina. Esta reunión fue el inicio de una nueva etapa en la que continuaremos la causa de nuestros predecesores y abriremos nuevos horizontes. China y América Latina siguen aglutinando consensos estratégicos sobre la construcción conjunta del nuevo modelo de relaciones internacionales y de destino común, lo cual refuerza la resolución y confianza para elevar el nivel de cooperación.

Nuevo motor de la asociación estratégica integral

A pesar de que el nivel de la cooperación chino-latinoamericana se ha elevado y que los intereses de ambos lados siguen mezclándose, aún se precisa de nuevos mecanismos, especialmente la complementariedad de ventajas, para aumentar la competitividad económica y mejorar la posición en la cadena de valores del sector industrial de ambas partes. La Iniciativa de la Franja y la Ruta define que América Latina y el Caribe es parte integrante imprescindible, y este hecho justamente proporciona un nuevo impulso. La Iniciativa de la Franja y la Ruta ha causado gran resonancia en América Latina, y los países de la región están de acuerdo con que tal iniciativa tiene gran relevancia para promover la cooperación chinolatinoamericana y fomentar el desarrollo económico y social de los países latinoamericanos. La Declaración Especial sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta que se aprobó en la reunión significó un logro destacado de este encuentro, mientras que la Franja y la Ruta se convirtió en una palabra clave de la reunión e, incluso, de la cooperación chino-latinoamericana.

Representantes de varios países latinoamericanos coincidieron en que la Iniciativa de la Franja y la Ruta proporcionará nuevas ideas, infundirá vitalidad y abrirá perspectivas novedosas a la asociación estratégica integral con China. La parte latinoamericana está de acuerdo con la profundización de las nuevas ideas para la cooperación bilateral que ha propuesto China en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y considera que dicha iniciativa ha brindado nuevas oportunidades para el desarrollo y la prosperidad de América Latina.

En los tres documentos aprobados en la reunión se refleja la voluntad de ambas partes de profundizar la cooperación bilateral y lograr el desarrollo conjunto en la siguiente fase. Ello será beneficioso para acelerar el desarrollo cooperativo.

Cabe mencionar que el Plan de Cooperación entre China, América Latina y el Caribe 2015-2019, emitido en la Primera Reunión Ministerial del Foro China-CELAC en 2015, estableció 13 áreas clave para la cooperación y sus medidas correspondientes. Sobre esta base, la segunda reunión elaboró medidas concretas en áreas clave como la política y la seguridad; los negocios, la inversión y las finanzas; la infraestructura y el tráfico; entre otras. Además, se centró en nuevas áreas clave para la cooperación como la lucha contra la corrupción, el control de las drogas y el cibercrimen.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es necesario seguir esforzándose por superar trabas sistemáticas e institucionales, abrirse paso entre algunos obstáculos políticos, eliminar ciertas dificultades en la práctica y enfrentar nuevos desafíos para alcanzar consensos, planes y objetivos que se establecieron en la Segunda Reunión Ministerial del Foro China-CELAC y promover la asociación estratégica integral entre China y América Latina.


3 de diciembre de 2017. Preparación de 10 locomotoras que se exportarán a Argentina en Ziyang, provincia de Sichuan.


*Yuan Dongzhen es subdirector del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales.

Compártelo

El Sitio Web chinahoy.org utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del Usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.