Cultura

La trayectoria de una profesora china, recientemente condecorada por el Gobierno español

La enseñanza del español en China empezó en la década de 1950, hace 65 años aproximadamente. Durante su desarrollo, la sobresaliente pedagoga Cen Chulan se vinculó toda la vida a esta labor y ha educado a una y otra generación de diplomáticos, traductores y literatos. Fue profesora de la facultad de español de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing. Por su contribución a la enseñanza de la lengua de Cervantes en China, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España le otorgó en 2017 la Cruz de Oficial de la Orden de Isabel la Católica.

Un arduo camino


Cen Chulan recibió la Cruz de Oficial de la Orden de Isabel la Católica.

Cen nació en 1933 y creció en Vietnam junto con sus padres. Después de la fundación de la República Popular China, regresó a su patria. Pasó el examen de acceso a la facultad de francés de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing en 1951.

En 1952, para la preparación de la Conferencia Regional de Asia y el Pacífico en Beijing, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China seleccionó a algunos estudiantes de otros idiomas para que aprendieran español a corto plazo y atendieran a los huéspedes latinoamericanos. Cen Chulan fue una de ellos. Ese mismo año, bajo el amparo del entonces primer ministro Zhou Enlai, la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing comenzó a crear el grupo para la enseñanza de español. Cen, de 19 años, y otros dos estudiantes trabajaron como asistentes.

“Cuando comenzó la inscripción en 1953, en toda China solo el profesor Meng Fu sabía español, y teníamos dos libros de enseñanza traídos de Moscú”, recuerda Cen. El primer experto extranjero con intención de ayudar a los chinos en la enseñanza fue Delia Venturelli, esposa de José Venturelli, famoso pintor y activista por la paz chileno. Además de español, Delia sabía un poco de francés, pero no hablaba chino, entonces Cen fue su intérprete. Bajo la formación de Delia, su capacidad de enseñanza del español siguió aumentando. Cuando empezó el tercer curso para estudiantes de español, Cen ya era profesora principal.

A medida que los estudiantes pasaban de grado, los profesores eran más escasos. A mediados de los años 50, China invitó de la Unión Soviética a María Lecea y otro profesor de España para que enseñaran español en la universidad y dieran clases a los profesores ayudantes. Durante ese tiempo, Cen se esforzó mucho en los estudios y aprendió el tiempo gramatical, las conjugaciones y el uso de tres verbos en una noche. Después de un año de estudio escuchando la radio diariamente y leyendo novelas originales, completó todas las clases universitarias con una buena base lingüística. 

Profunda amistad

Ha recibido la ayuda de muchos expertos hispanohablantes con los que ha establecido una amistad profunda. Aunque Delia estuviera en cama resfriada durante el fin de semana, respondía las dudas de Cen. El experto colombiano Fausto Cabrera, que vino a China en 1964, abogó por cambiar el contenido y los métodos de enseñanza de los libros rusos, prestando más atención a la expresión oral. Él ayudó a Cen Chulan con la fonética. Otro experto colombiano, Antonio López, que llegó al país en 1975, era versátil y hábil en la preparación de lecciones y en la solución de dudas, lo que permitió que el nivel de enseñanza de Cen mejorara significativamente.

Mientras ella se esforzaba en el estudio e impartía clases a los estudiantes, conoció a otro profesor, Francisco A. Marcos Martín, de la Universidad Autónoma de Madrid. En 1981 y con 36 años de edad, fue enviado por la ONU para enseñar español en China. Cen aprendió con él durante dos meses. En aquel entonces, solo había unos diez libros sobre lingüística en la biblioteca de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing y las clases de Marcos abrieron la visión de Cen y le inspiraron el deseo de ir a España a aprender lingüística. Con la ayuda de Marcos, aterrizó en tierra española en julio de 1982.

En la biblioteca de la Universidad Autónoma de Madrid estudió español con entusiasmo, completó 18 artículos sobre lingüística y pidió a seis profesores españoles que los modificaran y complementaran. Cuando volvió a China, estableció el curso de lingüística general. La relación entre la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing y España se estrechó, y se firmó un acuerdo de cooperación con la Universidad Autónoma de Madrid. La amistad entre Cen y el profesor Marcos dura hasta hoy día. Todas las veces que va a España, lo visita. En su duodécimo viaje al país ibérico, en septiembre del año pasado, se encontró con Marcos como siempre, y él escribió algunas sugerencias para los profesores chinos de español.

De 1988 a 1989, Cen asumió el cargo de profesora de la Asociación de Chinos de Ultramar en España y en la Universidad Autónoma de Madrid, y durante 1994 y 1995 laboró como académica de alto nivel en el Colegio de México.

El 14 de septiembre del año pasado, debido a su considerable contribución y actitud profesional en la enseñanza del español en China, recibió la Cruz de Oficial de la Orden de Isabel la Católica de la mano del entonces embajador español en China, Manuel Valencia. Este premio es otorgado cada año por el Estado español a personajes nacionales o extranjeros que se destacan por su contribución a España o al español.

Muchos de los sentimientos y experiencias de Cen están relacionados con la revista China Hoy. “Mi primer artículo publicado en China Hoy fue en febrero de 1987. Fue sobre mi experiencia como participante en una conferencia internacional sobre la enseñanza del español en España. En 1988 me entrevistaron para China Hoy. Escribí un artículo sobre el famoso poeta Rafael Alberti, que se publicó en agosto de 1992, y en noviembre de 1993 y abril de 1997, cuando regresé de Colombia y México respectivamente, escribí artículos para la revista”. De hecho, durante la entrevista, Cen nos mostró sus colecciones de la edición en español de China Hoy.

Afecto y dedicación

Cen Chulan se dedicó toda su vida a la enseñanza del español y la promoción de este idioma en China con elevada calidad en la enseñanza. Asumió los cargos de directora de la oficina de enseñanza e investigación de la facultad de español y de subdirectora de la facultad de español de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, así como de vicepresidenta de la Academia China para la Enseñanza del Español y Portugués, entre otras responsabilidades. Dejó de enseñar en clase en 2005 por motivos de salud. Actualmente, puede recordar el número total y los nombres de cada uno de sus estudiantes, así como los trabajos de ellos luego de graduarse.

“La experiencia de la profesora Cen es el resultado de una trayectoria de más de 60 años y de toda su pasión por la enseñanza del idioma”, indica Han Mengtang, uno de sus alumnos. “Ella los conocía muy bien a todos y les enseñaba según sus necesidades de aprendizaje”

Han Mengtang pasó el examen de acceso a la facultad de español de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing en 1977, el año en que China recuperó el examen de admisión para entrar en un centro de enseñanza superior. “La profesora Cen venía a clase casi todas las noches. Nos acompañaba en los estudios, escuchaba nuestra pronunciación y nos corregía, hasta que todos nosotros logramos manejar completamente la pronunciación del español en unos meses. Luego nos dividió en cuatro grupos, de acuerdo con nuestras necesidades de aprendizaje, para que practicáramos la lengua oral”.

Al comienzo de la reforma y apertura, no había mucha demanda de graduados de idioma español, por lo que Han no consiguió un trabajo relacionado con esa lengua. A pesar de sus ocupaciones laborales, Cen sacó tiempo para escribirle y aconsejarle que no abandonara el español. Gracias al estímulo de la profesora, Han aprovechó su tiempo libre para leer dos veces Cien años de soledad en dos años. En 1984 volvió a la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing para un máster en lingüística. Después de 30 años, Han, ex cónsul de cultura en Argentina, todavía recuerda el aliento de su profesora. “A pesar de que no me dedicaba a la enseñanza del español, lo que me enseñó Cen me ayudó mucho en mi trabajo de intercambio sino-latinoamericano”.

Cen Chulan y sus colegas han formado a muchos traductores, diplomáticos y expertos en diferentes sectores. En estos 65 años, la enseñanza del español en China ha progresado considerablemente. Hoy en día, se está extendiendo por todo el país. Actualmente existen 50.000 estudiantes de español en más de 90 universidades y con unos 600 profesores de este idioma.

La profesora Cen, de más de 80 años de edad, mantiene su vitalidad. Continúa con el estudio de la pedagogía occidental, la compilación de materiales didácticos de lectura y otros trabajos que le permiten perfeccionar cada día más sus conocimientos.

Compártelo

El Sitio Web chinahoy.org utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del Usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.