Economía

La necesidad de establecer un nuevo sistema comercial adaptado a la era de Internet

La distancia de 20.000 km entre Hangzhou y Buenos Aires es una de las más lejanas que una ciudad china tiene con una de otro país. Sin embargo, para Ma Yun (o Jack Ma), presidente de la junta directiva de Alibaba, esta “lejanía” puede ser solo una imaginación. Los dos lugares están, en realidad, “muy cerca”. Como creador de la Plataforma Mundial de Comercio Electrónico (eWTP, en inglés), Ma cree que el mundo es plano y el comercio también.

Por una globalización auténtica

El 11 de diciembre pasado, durante la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), celebrada en Buenos Aires, Ma Yun, quien el año pasado realizó tres viajes a esa ciudad, estableció un mecanismo de diálogo y cooperación de manera conjunta entre la eWTP, la OMC y el Foro Económico Mundial (también conocido como Foro de Davos). El mecanismo, llamado “el comercio electrónico habilitado”, es conocido como el último logro de Ma Yun, fundador del grupo Alibaba, en la promoción del “aplanamiento del comercio” luego de la Cumbre del G20 de Hangzhou en 2016.

El comercio internacional tradicional ha sido dominado por las potencias occidentales, las empresas transnacionales y las grandes compañías. Los países en desarrollo y los países menos desarrollados, así como las pequeñas y medianas empresas y los jóvenes no tenían ni voz ni voto en la elaboración de normas comerciales. Por lo tanto, la eWTP espera empujar a los creadores de políticas a prestar más atención a los derechos e intereses de los países en desarrollo y de las pequeñas y medianas empresas, así como establecer un nuevo sistema comercial adaptado a la era de Internet a través del diálogo público-privado.

La Plataforma Mundial eWTP fue incluida en la declaración oficial de la Cumbre del G20 de Hangzhou, 15 meses antes del lanzamiento del “comercio electrónico habilitado”, y a menos de seis meses desde que la misma se propusiera por primera vez. El crecimiento acelerado de dicha plataforma internacional ha reflejado el deseo del mundo, respondiendo a la preocupación de las organizaciones internacionales; y ha tocado los actuales puntos débiles de la globalización. Ma Yun ha señalado claramente que el actual problema de la economía mundial no es causado por la globalización, sino, más bien, por la imperfección de la globalización. Su solución pasa precisamente por la eWTP, que permite a los países en desarrollo, a las pequeñas y medianas empresas y a los jóvenes participar plenamente en la globalización.


20 de octubre de 2017. Parque Binjiang de Alibaba, en Hangzhou. VCG

“Comercio electrónico habilitado”

En este sentido, la iniciativa del establecimiento del “comercio electrónico habilitado” por parte de la Plataforma Mundial de Comercio Electrónico, la OMC y el Foro Económico Mundial tiene un significado sumamente importante.

Por un lado, la iniciativa proporcionará un puente entre las prácticas y las políticas para el comercio electrónico global. La eWTP en sí misma no es una organización, sino un mecanismo de diálogo y una plataforma. La entrada de la OMC, del Foro Económico Mundial y el establecimiento del mecanismo de diálogo a tres bandas a largo plazo son propicios para consensuar las opiniones de los Gobiernos, las empresas y otras partes en torno a una necesaria reforma.

Por otro lado, el reconocimiento de la Plataforma Mundial del Comercio Electrónico por parte de las dos organizaciones económicas mundiales es favorable para destacar y ejercer su potencial único. Una de las razones por las que la globalización ha sido criticada durante mucho tiempo ha sido la no compartición simultánea de resultados. La globalización no solo ha ampliado aún más la brecha entre los países desarrollados y los en vías de desarrollo, sino también la brecha entre los ricos y los pobres, entre las transnacionales y las pequeñas y medianas empresas. 

Mientras tanto, la eWTP tiene su propio potencial único para diluir el desequilibrio en el desarrollo causado por la globalización. Por lo tanto, Ma Yun afirmó que “el comercio electrónico ha nacido para los países en desarrollo”. De hecho, es mucho más que eso.

Parece que la eWTP tiene un temperamento innato de democratización, lo que impulsa la democratización del consumo y la democratización comercial, e incluso, la democratización del emprendimiento. En resumen, la eWTP ayuda a los países en desarrollo y a los países menos desarrollados, a las pequeñas y medianas empresas y a los jóvenes a tener un acceso más conveniente a los mercados mundiales y a participar en la economía mundial.

La Ruta de la Seda Digital

Es precisamente por el potencial de la eWTP que el presidente argentino, Mauricio Macri, se reunió tres veces con Ma Yun en 2017. Su objetivo era simple y directo: utilizar la plataforma de Alibaba para exportar más productos argentinos a China, y a la vez atraer a más turistas chinos para que viajen a Argentina, con miras a impulsar la economía del país sudamericano. Para este propósito, el presidente Macri y el embajador argentino en China, Diego Ramiro Guelar, se han esforzado personalmente por comercializar los productos argentinos. En mayo de 2017, el presidente Macri promovió que el Gobierno argentino firmara un acuerdo de cooperación estratégica con Alibaba para ayudar a su país a exportar vinos y productos agrícolas frescos a China, y apoyar a las medianas y pequeñas empresas a desarrollarse a través de la plataforma de Alibaba. De hecho, el resultado ha sido beneficioso para ambas partes gracias a la “conexión estratégica del desarrollo”. El actual Gobierno argentino está planificando su ambicioso programa de “supermercados globales”.

Según Ma Yun, lo que Alibaba desea son mejorar las oportunidades y el potencial del mercado argentino. En mayo de 2017, en un foro titulado “Jack Ma en Argentina” organizado por el Gobierno de ese país, Ma Yun no dejó de destacar a la nación sudamericana: “Aquí hay una gran cultura, un gran ambiente y un país lleno de oportunidades”, dijo.

En cuanto a las desventajas de Argentina en áreas como la infraestructura y las telecomunicaciones, Ma Yun señaló que “los problemas constituyen una oportunidad”.

Aunque América Latina se ha convertido en una extensión natural de la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI, la red es la que realmente puede acortar la distancia geográfica. La vía de la cooperación sostenible entre China y Argentina en el marco de la Franja y la Ruta no está debajo de los pies, sino en la nube. La comunicación no es una conexión física, sino que se logrará mediante la construcción de una “Ruta de la Seda Digital”.

Con su acelerado ritmo de localización en todo el mundo, en 2018 se establecerá la primera zona piloto de eWTP en el exterior. Dicha central se ubicará en Malasia, dando así un inicio tangible al proyecto comercial. Argentina sería el punto de apoyo del despliegue latinoamericano de Alibaba.

*Guo Cunhai es director ejecutivo del Centro de Estudios Argentinos del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales.

Compártelo

El Sitio Web chinahoy.org utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del Usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.