Reportaje Especial

Sus límpidas aguas de hoy son el resultado de una política medioambiental

E n pleno verano, a finales de agosto, fuimos a Jing’an, a 37 km de Changsha, capital provincial de Hunan. No sentimos calor y lo que vimos fue verdor por todas partes. No vinimos a vacacionar sino a investigar la situación de los ríos y encontrar la clave de cómo controlan la contaminación y garantizan un agua de mejor calidad para los cursos inferiores.

Limpiar las aguas de los ríos En enero de 2015, Jing’an fue incluido entre los primeros distritos piloto de administración y protección de ríos y lagos del país. El periodo de prueba ha sido de tres años. Las límpidas aguas de hoy día son el resultado de esa política. En el río Beiliao, justamente al lado del distrito de Jing’an, algunos lavaban verduras y otros pescaban. Atrajo nuestra atención el canto de un lugareño en una balsa de bambú pequeña en el centro del río. Parecía que lo limpiaba. Más tarde supimos que era Wang Qiming, director de la aldea de Heibei del poblado de Shuangxi, distrito de Jing’an, e inspector de ríos. Cuando le encontramos, sacaba basura con una bolsa de malla sujeta con un palo y la puso en una gran cesta de bambú de la balsa. “Gracias a la administración, ahora nuestro río tiene un color amarillo ligero a pesar de las inundaciones, pero antes era de color rojo”, subrayó.

El inspector Wang Qiming. El inspector Wang Qiming.

Tras ser incluido entre los primeros distritos piloto, el gobierno distrital ha elaborado programas. El 17 de agosto de 2015, se puso en marcha oficialmente el sistema de encargados de los ríos a tres niveles: provincial, de prefectura y distrital. Zeng Jianping, vicedirector del distrito de Jing’an y encargado de los ríos a ese nivel señaló: “En nuestro distrito tenemos 63 ríos de más de dos kilómetros. Antes, debido a las descargas de desechos industriales de algunas empresas, estaban contaminados”. Zeng considera que para descontaminar los ríos deben enfocarse en sus orillas. Gracias al desempeño administrativo, se han establecido las responsabilidades correspondientes.

“Para descontaminar bien los ríos, hemos puesto en práctica tres medidas. La primera fue prohibir la entrada del agua contaminante a los ríos. En todos los cantones y poblados se instalaron sistemas de tratamiento de agua contaminante, y se han desarrollado la agricultura orgánica y la promoción del uso de pesticidas y fertilizantes biológicos. La segunda fue cerrar cuatro minas cuyas aguas erosionaban los suelos. Durante estos dos años, no se ha abierto ninguna. Y la tercera fue aplicar un sistema de clasificación de desechos en el que nuestro distrito es pionero en el país”.

Según Wang Shiqin, director de la Oficina del Comité de Administración y Protección de Ríos y Lagos y del Buró de Asuntos Fluviales del Distrito de Jing’an, entre el 24 y 25 de octubre de 2016 tuvo lugar allí la primera conferencia sobre la descontaminación de ríos del país, lo cual reafirma los logros del lugar. “No somos los primeros en aplicar el sistema de encargados de administrar los ríos, empero hemos conseguido el reconocimiento del Ministerio de Obras Hidráulicas debido al más alto nivel del diseño, las eficaces medidas, los notables efectos y la oportunidad de replicarlo”. Expresó que las aguas de su distrito no han recibido grandes niveles de contaminación, por eso “nuestra tarea principal es proteger y establecer el mecanismo para que tenga un efecto a largo plazo”.


Periodistas experimentan el proceso de recogida de basura en el río.

Encargados de administrar los ríos

En la estación de supervisión de ríos y lagos del poblado de Shuangxi, hemos visto que además de nombrar a los encargados de administración de ríos en la placa de avisos públicos, también se puede asumir voluntariamente este cargo. El voluntario goza de gratuidades como tomar el autobús, ver películas y recibir el examen médico anual. Wang Shiqin valoró que la reclamación voluntaria para asumir esa responsabilidad sea la versión actualizada del sistema de tres niveles, que se puso en marcha en junio de 2017 en Jing’an. El trabajo del encargado voluntario se concentra en descontaminar los tramos de ríos cercanos a su propia casa. Sin invitación del Estado, con orientaciones políticas, la gente común y corriente puede reclamar el puesto. En algunas aldeas donde solo hay un río de un kilómetro, a veces, surgen varios aldeanos que compiten por el cargo. La mejora de la calidad del agua ha atraído a muchos visitantes a Jing’an. En 2016 fueron ocho millones y en la primera mitad de 2017, más de cinco millones.

Los aldeanos se han beneficiado de las políticas y participan voluntariamente en la administración y protección de ríos y lagos. Wang Qiming comentó que al principio, cuando fue contratado por el gobierno local para esa responsabilidad, había mucha basura en sus aguas. Junto con los jefes de grupos de las aldeas, movilizó a los residentes para limpiarlas. “Les dije: ustedes me seleccionaron como encargado y deben apoyar mi trabajo”, recordó. Hoy día, la situación ha cambiado totalmente: existen 38 encargados voluntarios quienes trabajan con gran disposición.

Dos veces al día limpian varios kilómetros de río. Antes, no había mucha gente dispuesta a hacerlo, pero actualmente es necesario hacer un proceso de selección. “Los ríos están más limpios que antes, la cantidad del trabajo diario se ha reducido y la gente se ha ido acostumbrando a mantener la limpieza”.

La incorporación de nuevas tecnologías

Los nuevos avances tecnológicos apoyan la labor de los encargados de los ríos. Durante cada inspección, Wang Qiming, toma fotos con su celular y las envía al chat del grupo de administración y protección de ríos. Gracias a esa plataforma organizada por el Comité de Administración y Protección de Ríos y Lagos de Jing’an, se mantienen conectados. Una vez que encuentran problemas de emisión ilegal de contaminantes o contaminación, suben enseguida las fotos y los jefes reaccionan a tiempo según el nivel de gravedad del problema.

“Empiezo a inspeccionar a las 7 de la mañana y llego a la oficina de la aldea a las 8. Después de terminar mi trabajo a las 6 de la tarde, vuelvo a inspeccionar de nuevo, y luego regreso a casa”, contó Wang. Si encuentra algún problema en la inspección lo resuelve directamente, o se comunica con los limpiadores. “El chat de grupo es nuestra forma de comunicación más usual”. Señala que las fotos subidas al grupo no solo muestran los problemas, sino que también sirven para mantener a los jefes informados de la situación en cada momento.

Con la inversión gubernamental en el poblado de Shuangxi, se instalaron en las orillas de ríos, lagos y zonas de concentración fluvial y de personas, cámaras de video que permiten supervisar y prevenir inundaciones.

“Los especialistas del Banco Mundial emprendieron el proyecto del Centro de Monitoreo del Ambiente de Agua con una inversión total de 50 millones de yuanes”, manifestó Wang. Después de levantar este centro, los métodos y funciones de monitoreo serán sustancialmente mejorados.

A fin de conseguir una buena ecología acuática, el distrito de Jing’an coopera con Jiangxi Province Water Resource Investmente Group y planea invertir 10.000 millones de yuanes para promover la protección del curso del río Beiliao y su administración. Las aguas de Jing’an serán más límpidas y el ambiente más precioso.

 

Compártelo

El Sitio Web chinahoy.org utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del Usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.