Reportaje Especial

Los avances de un sector en el que China va asumiendo un liderazgo

Desde 2010 en China se inició la subvención de vehículos de energía alternativa, con el fin de desarrollar el transporte ecológico. En algunas ciudades con gran congestión de tráfico se aplicaron medidas para que los vehículos de energía alternativa “consigan su matrícula sin esperar el resultado del sorteo” y sus propietarios se “liberen de la restricción de conducción”, para incentivar las ventas de este tipo de autos. 

Las políticas preferenciales han promovido el desarrollo de la industria de vehículos de energía alternativa en el país. Según el Informe de Movilidad Eléctrica 2017, elaborado por la consultora Roland Berger en colaboración con la Sociedad de Investigación para la Energía Automotriz Fka, desde el segundo trimestre de 2017 China viene ocupando el primer puesto en el ranking mundial del índice integral de desarrollo de vehículos eléctricos.

Jiangling Motors Co. (JMC), de la provincia de Jiangxi, ha contribuido a este tipo de industria. Actualmente tiene una capacidad de producción anual de 30.000 vehículos de energía alternativa. En Jiangxi han emergido un gran número de empresas de producción de partes claves, materias e instalaciones de recarga. Se prevé que hasta 2025, la capacidad de producción de vehículos de energía alternativa de dicha provincia llegue a un millón de unidades, con ingresos en actividades ordinarias de 100.000 millones de yuanes. 

Conceder más importancia al personal calificado

El 17 de agosto de 2017, Guo An, alcalde de la ciudad de Nanchang, reconoció a diez “expertos distinguidos de Hongcheng” (Hongcheng es el antiguo nombre de Na nchang), entre los que figuraba Liu Junyu, experto de JMEV (Jiangling Motors Electric Vehicles) de JMC. Liu, de 30 años de edad, es director del Centro Experimental del Sistema 3E (3E se refiere a batería, motor y control electrónico) de JMEV. Nació en Nanchang y volvió al país después de terminar sus estudios de posgrado en ingeniería mecatrónica y alternativa en Francia. En JMEV dirige un equipo de unos veinte jóvenes para investigar y desarrollar tecnología de punta. JMEV fue fundada en enero de 2015. Desde sus inicios, la compañía ha considerado al personal calificado como su recurso más importante. Con tal estimación ha creado un buen entorno para que ellos desplieguen plenamente su talento. Liu Junyu también recomendó a sus compañeros de posgrado la compañía: “Es una plataforma con buena estructura y el equipo que dirijo es muy positivo. Creemos que nos permite trabajar por una causa muy prometedora, y estamos dispuestos a invertir tiempo y energía en ella”.

En octubre de cada año, JMC organiza la ceremonia de entrega de premios para reconocer a las personas que se han distinguido en la innovación científica y tecnológica, creando así un ambiente competitivo. Qiu Tiangao, presidente de JMC, afirma que su compañía está decidida a preparar una fuerza vertebral de innovación tecnológica y a formar líderes. Reconoce que tienen que formar y reunir a un personal calificado en prácticas innovadoras, con capacidad de percibir las tendencias mundiales y prejuzgar la dirección del desarrollo de la tecnología.


Línea de montaje de JMEV.

La innovación es la base de una empresa

El Centro Experimental del Sistema 3E de JMEV fue inaugurado el 13 de abril de 2016 en Changbei, marcando un hito en la innovación de la empresa. Liu Junyu participó en su creación. En esa fecha aún no existían en China normas unificadas sobre el sistema 3E. Liu consultó un gran número de archivos extranjeros e hizo muchas pruebas con su equipo para elaborar las normas del sistema. También dirigió la investigación y desarrollo del centro. 

La mayor diferencia entre los vehículos de energía alternativa y los vehículos convencionales reside en el sistema 3E. “El Centro Experimental del Sistema 3E en sí mismo es una innovación. En China es muy raro invertir tanto en dicho sistema. El centro es el único de su tipo en la provincia de Jiangxi. Hasta hoy los fondos invertidos en la investigación y desarrollo del centro han alcanzado decenas de millones de yuanes”, dijo Liu.

A finales de 2016, la Comisión Estatal de Desarrollo y Reforma (CEDR) aprobó el proyecto de JMEV de producir anualmente 50.000 vehículos eléctricos. Así se convirtió en una de las primeras empresas en obtener la licencia de permiso de producción independiente de vehículos de energía alternativa.

La tecnología es importante, pero las normas y métodos lo son más. “Estoy encargado de organizar la investigación, el desarrollo y las pruebas. Necesito modificar el estándar de Alemania para que se adapte a la situación de China y de JMC”, explicó.

Liu Nianfeng, gerente general de JMEV, señaló: “Valiéndose de los recursos ventajosos en muchos ámbitos, JMC está desarrollando los vehículos eléctricos económicos de China, para ofrecer a los ciudadanos comunes una vida más moderna y más inteligente, liderando así la movilidad ecológica del futuro”.

Futuro prometedor


Dos obreros ajustan el sistema de iluminación de un vehículo eléctrico de Jiangling.

El Informe de Movilidad Eléctrica 2017 indica que aunque el Gobierno chino ha endurecido las políticas relacionadas con la energía alternativa y ha reducido las subvenciones, la cuota de los vehículos eléctricos y de las baterías en el mercado mantiene un crecimiento enérgico y está ampliando sus ventajas.

El precio de los vehículos eléctricos de la serie E lanzados por JMEV oscila entre 40.000 y más de 60.000 yuanes.

Con el desarrollo de la cadena industrial, el coste de toda la industria muestra una tendencia a la baja. Por ejemplo, la batería, como la tecnología clave, era antes un desafío persistente que aún ocupaba la mitad del coste del vehículo. Con las subvenciones del Estado, hoy fábricas de baterías han surgido en todo el país, con un rápido aumento de la capacidad de producción y rebaja de los costos.

Según Liu Junyu, los vehículos eléctricos son más ligeros. Por ejemplo, uno de 1,5 toneladas, de 20 kWh, puede recorrer 150 km, pero uno de 1 tonelada, con solo 15 kWh, también puede alcanzar esa distancia, y el costo del coche se reduce un 10 %.

“Aunque son más ligeros, la seguridad siempre está en primer lugar. El país tiene requisitos sobre la prueba de colisión. La reducción de peso tiene como premisa una colisión más segura”, sostuvo Liu.

Los vehículos eléctricos de la serie E lanzados por JMEV están posicionados como medios de transporte económico para todos. El precio de los mismos oscila entre 40.000 y más de 60.000 yuanes. El E400 fue lanzado a finales de 2017, a un precio un poco más alto. “Para los consumidores de ingresos medianos y altos, hemos desarrollado la serie Q, que es comparable a los modelos avanzados del mundo”, explicó.

Liu es muy optimista sobre el futuro de la industria de vehículos de energía alternativa. “En China, la venta de coches tiene un mayor crecimiento en las pequeñas ciudades y poblados. El costo de uso de los autos de energía alternativa es más bajo, de menos de 0,05 yuanes por cada kilómetro, y el de los autos de combustible, de 0,5 yuanes. Además, los ordinarios requieren mantenimiento del filtro, del motor, de la caja de cambios y renovar el aceite, pero los de energía alternativa no. Con los costos de mantenimiento tan bajos, la gente los asimila mejor”.

Compártelo

El Sitio Web chinahoy.org utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del Usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.